El Gobierno asume las dificultades en la intervención de la Generalitat.