El Gobierno opta por una presencia notoria pero no invasiva del Estado.